martes, marzo 06, 2007

Praia.

Solo quería que el vagón despegara y llegara a la playa. Es que no puedo creer que llegó marzo! Siento que no tuve vacaciones y aquí estoy de vuelta en Santiasco, mirando la ciudad pasar frente a mi. No he escrito por un torbellino de micro sucesos… Dejar de lado las letras para contemplar el mar con la luna en alto, por unas buenas charlas en un muelle de fantasía.





Hoy solo desearía dar un salto y llegar a la playa…
Con solo pensarlo, obtener una enorme luna color té cerca de la línea del horizonte...

Ya es de noche y sigo mirando el teclado sin atreverme a emancipar la vía Láctea surrealista de los últimos días. Por primera vez no soy capaz de escribir lo que acaece; temor a que se disuelva y, en parte también, a no lograr transmitir el momento en una frase… Entonces descanso en mis recuerdos, en la vista de los claros de luna en el mar y en las fotos que no tomé – que fueron muchas por cierto- Pensar que fueron viajes tan cortos y tan extensos a la vez, como si el tiempo hubiese confabulado a nuestro favor pasando despacito para dilatar las noches inmortales. Y hoy, viajando en el metro, no podía creer que estuviera de vuelta, nuevamente atascada en el engranaje de la máquina, lejos del océano sublime, de las “frutas con alcohol” y de las caminatas bajo las estrellas. Y se que estaré ahí nuevamente este fin de semana –al menos haré mi mejor esfuerzo para terminar mi Informe antes de este viernes para escaparme de la ciudad- pero… Será lo mismo?. Podemos hacer que sea lo mismo? Tal vez no se trata de que sea lo mismo, no? Tal vez la gracia sea intentar que sea nuevo…

Extraño.

Muito.

… Take my hand…

Canción del Momento: Anywhere de Evanescence. Me gusta la letra…

1 comentario:

Frank Nicotine dijo...

"Emancipar la vía Láctea surrealista de los últimos días"...increible que halla humanos que pronuncien frases como ésta mientras escuchan Evanescense...a ese paso vas a acabar pegándote un tiro en los risos.